Capítulo 5: La maldición de PeluqART