1. Por Helena Tramunt

Cuando escuchas cantar a Fajardo, aunque no sea en un directo, sientes que está justo delante tuya contándote sus secretos; Vulnerable y, en apariencia, transparente, logra transmitir una avalancha de sentimientos e historias en cada canción.

¿Cuánto de autobiográfico o autorreferencial hay en tus canciones?

No te sabría decir con exactitud. Me vienen a la cabeza algunos ejemplos que sí tengo claro que usé mi propia experiencia personal como fondo para ir dando forma a la letra, pero me atrevería a decir que no creo que sean mayoría. Por otro lado, soy consciente de que me cuesta mucho abstraerme del todo para crear desde la nada – lo que suele ser más apetecible y menos doloroso-. Así que algo de uno queda, pero algo de imaginado también.

¿Qué es lo que más te mueve a componer? ¿Cómo suele ser tu proceso creativo?

No tengo certezas para ninguna de las dos cuestiones. Ahora bien, para mí es lo mejor de todo. A un/a músico se le exige que componga – a quienes compongan, claro-, que grabe su obra y que la defienda en directo. De esos tres quehaceres, mi favorito es el primero. Y es que no puedo evitarlo. En el sencillo paso de tomar una guitarra en las manos, ya me piden los dedos buscar nuevas (al menos para mí) sonoridades, nuevos garabatos. De ahí puede que surja una canción o quede ese bosquejo gravitante en el mundo de las ideas, pero es totalmente inherente a mi persona el tratar de llegar a algo que pueda reducir al tamaño de una canción o fragmento de. Y claro, en mi casa siempre hay guitarras a mano…

Tu primer álbum salió en 2010, pero da la sensación de que tenías mucho por contar y cantar desde hace mucho tiempo, ¿es así? ¿Cuánto llevas dedicándote a la música más allá de los trabajos publicados?

Las andaduras de este proyecto pudieron empezar cuando con 10 años empiezo a tomar clases de guitarra en la Asociación de Vecinos de El Charco, barrio con solera de Puerto del Rosario. Esos primeros pasos caminaban la senda del folclore canario. Luego vendrían nociones de solfeo, guitarra clásica, banda eléctrica con amigos del Instituto y una primera demo en solitario que grabo en Gran Canaria, en el Politécnico de Canalejas, con la ayuda de Álvaro Moreno, que por cierto, vive en tierras gallegas actualmente, y que me permite, myspace mediante, dar mis primeros bolos en Madrid a finales de 2007.

¿Algo que hayas aprendido en tu trayectoria que hubieras agradecido saber desde tus inicios?

Desde el principio tuve claro que lo que hago tenía que ir de la mano de lo artesanal, de lo autogestionado. Pero nunca fui consciente hasta que empecé a dar los primeros pasos, de la gente tan maravillosa que me iba a encontrar por el camino.

Y es eso, nos obcecamos tanto en cómo debo hacer, tengo que sonar aquí, debo tocar allá, que se nos olvida la gente. Y no me refiero particularmente a la potencial audiencia, sino a esa gente que conoces gracias a tus creaciones. Tus coplas te han llevado hasta allí y allí estaba un ser que se convierte en héroe para ti. Y ese héroe pasa a ser uno de tus mejores amigos.

A pesar de que tu estilo sigue fresco e intacto, oyendo tu discografía me da la sensación de estar escuchando tres Fajardos distintos: El Fajardo de tu álbum homónimo, el Fajardo de Arrullo magnético, y el Fajardo de todos los temas intermedios. ¿Es sólo impresión mía o realmente conforman tres etapas marcadas en tu trayectoria personal/artística? Y si es así, ¿le tienes más cariño a alguna etapa/algún Fajardo?

Me encanta que hayas hecho esa diferenciación “personal/artística” porque efectivamente en este caso sí que una decisión personal afectó o tuvo su repercusión en decisiones artísticas. Pero permíteme puntualizar algo. En el primer disco incluyo algunas canciones que llevaban acompañándome desde adolescente y a las que doy forma acompañado por músicos increíbles que conocí en mi periplo madrileño. Para el Ep Muñecos ya me he trasladado a Gran Canaria, donde resido actualmente, y viendo la imposibilidad de poder juntar al mismo plantel de colaboradores y/o formar uno nuevo, decido defender los temas yo solo. Para esta ocasión todas las canciones, a excepción de Cena Fría, que es de Rosvita, eran creaciones recientes. Luego mantengo esa inercia y vuelvo a repetir formato con Arrullo Magnético. Es posible que en esta última etapa esté más asentado en mí el factor “en solitario” y eso se haya reflejado en mi manera de componer.

Fuera como fuera, en todas las ocasiones traté que la honestidad estuviera muy presente en todo momento, así que sí, cariño y honestidad siempre.

¿Han estado fraguándose nuevas canciones desde Arrullo magnético?

Sí. Ya tengo un buen puñado. Pronto saldrá a la luz un disco compartido con Arico en el que ambos reinterpretamos cancionero canario. En mi caso he revisitado “El Baile del Tambor”. Y en los últimos conciertos he ido desgranando poco a poco coplas recién salidas del horno. El próximo disco lo visualizo con banda nuevamente. Hasta ahí puedo leer…

¿Qué otros músicos del panorama insular actual admiras?

La falta de espacios donde tocar en directo y de entusiastas que desarrollen sellos y plataformas de apoyo a la música, hace muy cuesta arriba que prolifere una escena musical en condiciones. Digo esto porque ya el simple hecho de mantenerse activo en un territorio tan particular como este, es meritorio de toda mi admiración. Pero me gustaría destacar al ya nombrado y querido Arico y por añadidura a toda la familia de Discos Delejos, sello de nuevo cuño desde Tenerife, capitaneado por el manager Alejo González y el músico Diego Hdez. Al enorme – en todos los sentidos- Daniel Álvarez con su proyecto Best Niagara. A la estupenda saxofonista Alba Gil Aceytuno, que toca fabulosamente en dos proyectos muy interesantes de onda neo o no-jazzera: Zumurrud y Amaguk. Al equipo del Festival Keroxen que se han embarcado como sello hace un tiempo. A la gente de Guineo Colectivo, Chocolate Sexy y Bocinegro, desde Fuerteventura, y Ajeeb desde Lanzarote, demostrando desde islas no capitalinas que no hace falta residir en una gran ciudad para bregar tocando. Y dejo un apartado especial para Ángel Clavijo y José A López con los que tengo la suerte de compartir tiempo, local, canciones y diversiones en Conjunto Podenco.

Y ya que el FritangaZine es una publicación gallega, ¿qué bandas o músicos gallegos (o, en su defecto, del resto de España) te inspiran?

Para mí la escena gallega es una de las más interesantes actualmente. Solo con nombrarte al Colectivo Metamovida ya dispones de un enjambre de bandas que quitan el hipo al más pintado: Cró, Trilitrate, Diola, Guerrera… Por otro lado tienes a Cuchillo de Fuego, Peña, Avecrem, bandas que ya no están en activo como Unicornibot o Fantasmage.. Y seguro me estoy dejando alguna atrás..

¿Contras y pros que te encuentras como músico independiente?

No soy yo mucho de hacer listas de pros y contras. Mi intuición me dice que si algo está hecho con cariño, humildad, honestidad y coherencia tira millas sea del palo que sea.

¿Hacia dónde va tu proyecto? Como dices en Batalla vencida ¿has logrado “matar la deriva”?

Hacia donde me vayan llevando las canciones que hago. La deriva la mato un poco cada vez que nace una nueva coplilla.

Anuncios

Por Sergio Llauger; Fotografías de Josue Reveron y Alexander Ogle

50976865_2064952376916598_8618697601434255360_n

Hace unos meses, cuando estábamos acabando de grabar la segunda temporada del Licor Café Cultural, una chica llamada Beatriz Cabaleiro  nos abordó en Facebook pidiéndonos que la entrevistáramos. Hasta ese momento nadie nos había pedido directamente que le hiciéramos una entrevista. Ahora que somos famosos en el mundo entero sí que nos han pedido unas cuantas. Empecé a investigar a esta chica y vi que era una persona de lo más interesante. Poeta muy jovencita a la que habían entrevistado en La Voz de Galicia, que usaba la poética como arma contra el acoso escolar y que había participado en festivales como el Kerouac. Desde luego tenía algunas preguntas que hacerle, pero ya habíamos terminado de grabar y tendríamos que esperar hasta la siguiente temporada para hacerlo. Y quizás para ese momento Beatriz Cabaleiro ya sería una superestrella que no concedería entrevistas a medios locales. Así que cuando decidimos hacer el FritangaZine, nos pareció que debíamos estrenarlo con esta entrevista a la poeta que nos abordó.

¿En qué momento empiezas a interesarte por la poesía?

Desde pequeña. Tengo libros de Gloria Fuertes y Antonio Machado de poesía infantil en casa que me leían mis padres. Siendo adolescente descubrí el poemario “Volver” de Jaime Gil de Biedma y pensé “yo también quiero hacer poesía”.

¿Cuál es la razón por la que escribes poesía?

Creo que no tengo una fórmula para describir por qué escribo poesía: ¿escribo poesía para entender el mundo que me rodea o escribo poesía para que el mundo me entienda? En definitiva, soy de aquí y del mundo, y escribo desde mí para poder transformar mis emociones, circunstancias cotidianas y viajes en arte. Mi vida es “on the road” y vitalista. Yo la transformo en poesía.

¿Qué temáticas son las que te remueven por dentro a la hora de escribir?

Abordo el viaje, el amor y el desamor, los encuentros y los desencuentros, tanto desde el prisma emocional como desde la distancia física (al ser una poeta viajera), el autodescubrimiento, la soledad, la perseverancia al querer alcanzar los sueños, mi propia experiencia con el sueño americano y la añoranza. Escribo sobre las experiencias de vida y las emociones que despiertan en mí.

Has estado colaborando con diferentes centros educativos usando la poesía como arma contra el acoso ¿En qué consisten estas actividades?

Consisten en acercar el formato de la poesía a los más jóvenes abordando temas que les hagan reflexionar y entender el acoso escolar a través de la gamificación, la música y la literatura. Mi lema en los centros educativos es concienciar a los estudiantes de que “ser diferente no es malo, sino bueno, increíble y único”.

img_8004
“La poesía está en su momento de auge.”

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo puede la poesía frenar el acoso escolar?

La poesía es un modo de expresión y autodescubrimiento. Si nos expresamos y decimos lo que nos pasa y como nos sentimos, estamos trabajando la autoestima individual y la diversidad, y uniendo ambas, conseguimos frenarlo. Si sufres acoso no debes callar: busca ayuda. Hablar sobre un conflicto no es síntoma de debilidad. Por ello, incentivo a los más jóvenes a que hablen, siempre.

¿La poesía está obsoleta o puede que esté viviendo un revival?

La poesía está en su momento de auge. Cada vez hay  más voces y en diferentes formatos. Estoy muy agradecida de estar viviendo este momento y compartir escenario con más mujeres poetas

¿Estás más interesada en la poesía escrita o en la escénica?

En ambas. Pero trabajo mucho más la escrita que la performativa. Con esto quiero decir que nunca escribo un poema pensando en su oralidad. Pienso que la poesía de perfomance ayuda a captar la intimidad del poema escrito cuando es recitado en un espacio apropiado. Gracias a esta vertiente la gente no siente ya la poesía algo fuera de sus vidas. Al fin y al cabo, antes de escribir, existe la voz que crea las palabras, ¿no? En definitiva, son dos vertientes totalmente compatibles y necesarias la una para la otra.

¿A quién admiras del panorama poético actual en Galicia?

En Galicia admiro a mi mentora Alicia López Gallego y a mi hermano Rack Eterno. Ambos marcaron un antes y un después en mi forma de entender la literatura y la música.

Tienes un poemario pendiente de ser publicado ¿Qué nos puedes decir sobre él?

Es un trabajo de muchos años. Escribir es reescribir. Doy mucho valor al material inédito y espero que pronto podáis disfrutarlo. Entre tanto, podéis seguirme en @b.cabaleiro (Instagram) o en Beatriz Cabaleiro (Fanpage) y os mantendré informados.

Te hemos visto recitar en el Festival Kerouac ¿Dónde podemos ver tus próximas actuaciones? 

Acabé 2018 recitando en el concurso poético Vers i Fet en Valencia y recitando en el colegio Los Sauces con Lois Sío a la guitarra. Empecé 2019 presentando mi proyecto emprendedor  www.beatrizcabaleiro.com en el Porto do Molle a una representante fundación Incyde, al alcalde de Nigrán (Juan González Pérez), al delegado del Estado en la Zona Franca de Vigo (David Regades Fernández) y a la alcaldesa de O Porriño (Eva García de la Torre). Este año me espera dos cuentacuentos interactivos (uno en inglés y otro en gallego) en la Biblioteca Municipal de Porriño y en marzo el Poetry Slang Compostela. A mi vuelta de California iré valorando cosas. El año acaba de empezar y con paso firme.